DESMEMORIA.

  

No he vuelto a tener la mirada de la infancia, su irrefrenable avidez. No he vuelto a sentir lo que era no tener miedo, correr libre de incertidumbre y sentir sólo el horizonte. No he vuelto a correr calleja tras calleja detrás del chico que me gusta para hacerme la encontradiza. No he vuelto a pasar toda la tarde  muerta de risa con mis amigas y una bolsa de pipas. No he vuelto a saber lo que era sentirse en las nubes cuando sonaba una canción, o cuando tú sin esperarlo, doblabas la esquina.

No he vuelto a vender entradas para la disco, ni a hacer la fila del duro. No he vuelto a ser Scarlett. Ya no pintarrajeo mis cuadernos, ni los libros, ni guardo la foto del chico que me gusta entre mis papeles. No he vuelto a coger unas castañas asadas en las manos heladas, ni a chupar el frío de los témpanos arrancados a un tejado. No he vuelto a jugar al futbolín. Ni he metido moneda alguna en una máquina para que sonase mi canción preferida. No he vuelto a ser la muda. No he vuelto a ver aquel jersey rojo. No he vuelto a sentir las piedras picudas del río sobre mis pies, ni tampoco me he agarrado a tí para que no me arrastrase la corriente. No te he vuelto a ver.

Algunos sonidos han desaparecido. Me cuesta reconocer que aquellas cosas que me importaron un mundo, hoy, se están desdibujando por completo. Al ver esta foto, he sido consciente de que quizá, hemos perdido demasiadas cosas. Que ni el recuerdo sería capaz de llevarnos de nuevo al lugar que nos dibujó tan espontáneamente felices. Dichosa memoria, mira que es caprichosa.

10 comentarios:

  1. No lo has perdido todo, tienes el recuerdo de haberlo vivido, que es mucho más de lo que otros tienen, porque pasan por la vida sin ver nada. Besines

    ResponderEliminar
  2. Eso pensaba, Ana, mientras me salía la retahíla. Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Y es que hay objetos que nos trasladan a otra época, me ha venido a la memoria un coche de paralítico que había en mi barrio de entonces de esos que tenían los pedales a la altura de las manos y se accionaban con ellas.

    Bendita nostalgia (¿y por qué tendrá etimología de enfermedad la palabra?)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Quizá porque nos vuelve un poco del revés... Sese. ;)

    En mi pueblo también había un carrito de esos... parecido al que sale en aquella película "La guerra de papá", basada en la novela de Delibes, "El principe destronado".

    Bendita nostalgia, sí... :))))))))))
    Y este poder compartirla!!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ana, siempre ocurre, y es verdad que sentimos nostalgia de aquellos "mejores" años, los de la juventud, pero nostalgia es haber vivido y dentro de unos años espero sientas nostalgia de tu vida actual que ya será pasado, debemos mirar al presente y vivirlo intensamente, y además con una sonrisa.

    Un fuerte abrazo sin nostalgia

    ResponderEliminar
  6. Verdad, verdadera, Saudades. Lo mejor, el presente, siempre.

    Pero ver ese carrito-motero me hizo regresar a la bueno de entonces, como lo harán las cosas de hoy, cuando las vuelva a encontrar allá adelante... jajajaja.
    ;)

    ResponderEliminar
  7. ...yo me acordé de ti en la comida, y las otras también. :))))

    ResponderEliminar
  8. Es cierto Ana, hay cosas que incluso los recuerdos no logran recordar... Estos días en mi casa lo he podido sentir en mis propias carnes.
    Un abrazo y Feliz 2012

    ResponderEliminar
  9. Feliz 2012 Montse, que éste nos deje muchas cosas buenas aunque en el futuro no las recordemos... jajajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar